Comunidad Latinoamericana de Coaching

Afiliate
Viktor Frankl. Un ejemplo de resiliencia

Viktor Frankl. Un ejemplo de resiliencia

Viktor Emil Frankl Tras su liberación de los campos de concentración Nazi, regresó a Viena. En 1945 lleno de algo más que lo vivido, una suerte de paradójica iluminación en el medio de tanta oscuridad, le habría aclarado las teorías que sus maestros Freud y Adler ya postulaban, dando pie a su propia verdad escribió “El hombre en busca del sentido” libro en el cual plasma en la posición de observador la vida y quehaceres de un prisionero judío a merced de “La solución final”, analizando cada instante desde la perspectiva de su profesión, la psiquiatría.  El relato gráfica entre la narrativa detallada y la reflexión, la vivencia en carne propia de la segunda guerra mundial y el descubrimiento de la paz anhelada durante la misma guerra, descubrimiento este que daría origen a uno de sus grandes legados, La Logoterapia.

Su experiencia es la acepción de la capacidad que tiene una persona para superar circunstancias traumáticas como la muerte de un ser querido, la prisión, el hambre, la desesperanza entre tantas que experimento y que hoy podríamos reconocer con el término que la psicología moderna promueve como “Resiliencia”. El origen etimológico del término resiliencia procede del latín, «resilio», que significa volver atrás, volver de un salto, rebotar. Término que ha sido adaptado a las ciencias sociales para describir aquellas personas que, contrariamente de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan mentalmente sanas y con altas posibilidades de éxito (Rutter, 1993).

Pudo entonces Viktor Frankl prisionero de guerra identificado con el número 119.104, condenado injustamente desde su herencia hebraica y sin más herramientas que su profunda capacidad de observación y autodistanciamiento procrear con el peso de su infortunio -Un ejemplo de resiliencia-

 

Resiliencia en tres actos

Primer acto. Un viaje a lo desconocido con un sinfín de incógnitas lleva al ser humano a lo que mi parecer es uno de los estados más caóticos y paralizantes, “La Incertidumbre”, y allí reflexiono, fue eso lo que Viktor Frankl y millones de judíos resonaban colectivamente entre sus miradas vagas llenas de hambre sed y memorias perdidas.

La confusión como el elemento inductor, en un viaje sin retorno a eso común y cotidiano, despertó en los ciudadanos judíos y no nacionales, la suspicacia macabra del futuro indeterminado y descontextualizado, el fin de sus vidas como las conocían, era la sombra que arropaba la esperanza de cualquiera en la puerta de entrada al infierno en la tierra, pues la realidad tenia nombre “Auschwitz” allí habría que convivir con el destino o encontrar la ansiada paz con el hecho de morir. Precisamente esta última frase “convivir con el destino” se transmuta en el humor macabro algo que forma parte del concepto generador de Viktor Frankl y que denomina en este y otros libros, “optimismo trágico”.

 

Segundo Acto. Escapar no es más que el anhelo del recluso hoy y siempre, no bastaba con huir de la realidad mediante lo práctico como el abrazo a la alambrada, el enfrentamiento al verdugo o la inanición deliberada. Se escapaba del cuerpo permitiendo la vejación de los despojos de la dignidad humana a punto de hacer común lo inconcebible. La soledad significaba un premio dentro de una conciencia colectiva obligada como manada, recodificando las leyes que fundaron su pueblo.

Llenos de la desolación y la desesperanza, la cognición, la preparación, la academia presente en los cerebros cansados de tanto divagar en la indolencia, consintió ironizar el escenario dantesco en el medio del sarcasmo y el humor, hechos que fundamentaron una terapia conciliadora para todos aquellos que hacían de estos momentos su viaje al “Cátaros” emulando la purificación emocional, mental y corporal4 que el sentido del humor provee.

 

Tercer Acto. Creer que la libertad física es para el prisionero lo intrínsecamente ambicionado es una apreciación contradictoria desde la concepción del doctor Frankl, los hechos suscitados durante su cautiverio dan cuenta de ello, pues en el acto de la libertad no son encontrados los sentimientos, las emociones y la misión y visión de vida, únicos haberes con los que este desalmado viaje hubo de comenzar.

En conclusión encontrar un mecanismo que de sentido a lo vivido, concentrando las experiencias que han permitido sobrevivir al doctor Frankl, en herramientas prácticas como la logoterapia, es un reto desde todo punto de vista, aun mas significarlo en una sola palabra. La búsqueda de la libertad más allá de lo físico, la libertad representada en esa unidad-totalidad implica la emancipación del alma, recreada en la dimensión espiritual exclusiva del ser humano, la cual como lo sugiere Jean P. Sartre condena al ser humano a ser libre al encontrar en esa diferencia el camino al autodistanciamiento de los sucesos que sugieren la experiencia positiva o negativa de estar vivo.

 

bliografía

 

1- Manxiaus, Michel. (2003). La resiliencia: resistir y rehacerse España: Gedisa.

2- Google translates. (2018). Traducción en línea. Recuperado el 10 de Mayo de 2018 de                  https://translate.google.com/?hl=es-419#de/es/witz.

3- Real Academia de la Lengua Española. (2015). Búsqueda en línea. Bogotá: Crhome. Recuperado el 10 de Mayo de 2018 de http://dle.rae.es/srv/search?w=optimismo.

4- Definicióna.com. (2015). Definición y etimología de catarsis. Bogotá: E-Cultura Group. Recuperado el 10 de Mayo de 2018 de definiciona.com/catarsis/

5- Viktor Emil Frankl. (1999). El hombre en busca del sentido último, el análisis existencial y la conciencia espiritual del ser humano. España: Paidós Ibérica.

6- Redacción BBC Mundo, (2015). ¿Quién fue el primer hombre en entrar a Auschwitz tras su liberación? Bogotá: Crhome. Recuperado el 10 de Mayo de 2018 de bbc.com/mundo/noticias /2015/01/150127_ sociedad_auschwitz_ concetracion_sovietico_amv.

.7- Viktor Emil Frankl. (1999). El hombre en busca del sentido último, el análisis existencial y la conciencia espiritual del ser humano. España: Paidós Ibérica.

8- Viktor Emil Frankl. (1999). El hombre en busca del sentido último, el análisis existencial y la conciencia espiritual del ser humano. España: Paidós Ibérica.

Deja un comentario