Comunidad Latinoamericana de Coaching

Afiliate
¿Medir el Clima Laboral o Medir la Felicidad en las empresas?

¿Medir el Clima Laboral o Medir la Felicidad en las empresas?

Desde hace muchos años he tenido el honor de participar activamente en proyectos de medición de clima en muchas empresas; y también desde hace menos años he venido trabajando en un proyecto enfocado en la felicidad dentro de las empresas llamado HI! (Happiness Indicator).

Avanzar con valentía y miedo, en promover la felicidad y el amor en las organizaciones es algo que he hecho desde el año 2005 de la mano de Humorweaning (Coaching con Humor), y de ese tiempo para acá he podido ser testigo de la evolución en las relaciones labores, pues afortunadamente se ha hecho tendencia hablar sobre Felicidad dentro del ámbito organizacional en estos últimos tiempos. Esta fortuna no es casual, las personas queremos y sentimos el deber de ser felices y las personas que trabajan en las empresas no dejan de ser personas, personas que quieren y sienten del deber de ser felices (esto incluye a sus directivos).

 

Algunos profesionales con osadía como nosotros pensamos que podemos echar mano de la ciencia para “medir” algo tan infinito como lo es la felicidad, esa pretensión es ambiciosa y casi “ridícula”, sin embargo es absolutamente compatible con un acercamiento serio de los niveles de felicidad en las empresas para generar bien estar o bien ser. Para ello es necesario dos cosas: conocer cuál es la referencia de felicidad de los colaboradores y conocer qué cosas los hacen felices.

 

Sin embargo en este viaje nos encontramos con un dilema: ¿Cuál es la diferencia en medir la felicidad y medir el clima en las organizaciones?

Pues la diferencia es el objetivo de la medición.

 

La medición del clima está 100% orientada a lo importante: El negocio; en cambio la medición de la felicidad está 100% orientada a lo esencial: La persona.

 

Es decir se mide el clima para desarrollar el modelo del negocio (sea una organización con fines de lucro o sin fines de lucro), y esa medición siempre pasa por impactar en mejoras para su gente; en cambio se mide la felicidad para acompañar a desarrollar a las personas, y esa medición pasa por impactar en mejoras para el negocio.

 

Colocar en el primer plano a la persona por encima del negocio, es la diferencia clave entre estos dos enfoques.

 

Y aunque las dos visiones son útiles y efectivas, la medición de la felicidad tiene un alcance mayor incluso para el negocio mismo, porque se nutre de lo que todos tenemos en común como lo es la necesidad de vivir experiencias de felicidad.

Pero ¿Es realmente rentable esto de medir la felicidad?

Durante muchos años las empresas se han enfocado en proveer experiencias de felicidad a sus clientes, sin embargo esa idea se ha expandido hacia adentro, hacia sus clientes internos hacia su gente; colocando el protagonismo en las personas que hacen que esos bienes o servicios existan. Lo mágico de este enfoque es que estas personas son parte activa de un sistema profundo que hace impacto en actores tan sensibles como la familia, las comunidades, los proveedores, los gobiernos, los clientes finales obviamente y las sociedades.

 

Experimentar felicidad en el trabajo no solo provee felicidad en el lugar de trabajo, provee felicidad mucho más allá del trabajo mismo y se reproduce hacia el resto de las personas. ¿Existe algo más rentable para una empresa que saber que su gente vive experiencias de felicidad en su sitio de trabajo y que esa experiencia se expande y hace que tengamos un mundo mejor?

 

Aunque es un enfoque inspirador no deja de ser un enfoque aterrizado, un mundo mejor para las empresas pasa por tener más y mejores beneficios e incluso supera ese objetivo, desde la ecuación: Colaboradores Felices = Clientes Satisfechos (Siempre en este orden).

 

Este enfoque crea una nueva ética empresarial, mucho más orientada a lo humano que lo utilitario, y esa orientación marca tanto las relaciones laborales, como la forma de hacer negocios; una empresa humana para humanos hace que sus clientes internos y sus clientes externos valoren de una forma especial sus productos o servicios.

 

Teniendo claro que la diferencia esencial de los dos modelos radica en su objetivo, podemos desprender otras distinciones:

Por ejemplo medir el clima laboral depende de factores externos, el ambiente impacta en la cultura de las personas y eso hace que mejoren las empresas y esto ofrece un alcance limitado en espíritu y objetivo, limitado a la empresa. En cambio medir la felicidad depende de factores internos, la satisfacción y plenitud impacta en el sistema donde se desarrolla la empresa, esto ofrece un alcance más extenso.

Otra diferencia es que medir el clima laboral se enfoca en el bien estar obligado por las leyes, se centra en el confort del trabajo definido por el negocio, las leyes, las políticas y el ambiente de trabajo físico y humano. En cambio medir la felicidad se centra en el desarrollo del Ser Humano definido por un enfoque sistémico, personal, flexible, satisfactorio y humano.

 

Suele ser el sistema de factores de la medición de clima laboral menos flexible, debido a que es definido por expertos con una metodología donde toman en cuenta a los colaboradores. En cambio la medición de la felicidad es absolutamente flexible y definido por los colaboradores con una metodología acompañada por expertos.

Medir clima laboral no incorpora necesariamente el humor de los colaboradores como un factor clave. Medir la felicidad coloca el sentido del humor como un factor clave para el desarrollo del ser.

 

Medir clima laboral se basa en valores organizacionales marcados por el modelo de negocio y su cultura. Y medir la felicidad se basa en valores universales definidos por su gente, valores comunes como: curiosidad, amor, perdón, bondad, espiritualidad, agradecimiento, presencia, optimismo, compasión, entre otros.

Ahora bien, avanzar con valentía en promover la felicidad y el humor de las personas en las empresas ya no es una “cruzada” o una dificultad, debido a que es el mejor negocio que cualquier empresario puede hacer; y eso es algo que estoy seguro tu ya has visto.

 

 

Freddy Salas
Director (Master Coach – Comedian – HR) President IAC Chapter London
Smart & Happy Relationship – Coaching
https://twitter.com/freddysalas
https://www.linkedin.com/in/freddysalas
www.shrcoaching.com/ISCD
www.freddysalas.com/Blog

Deja un comentario